Isabel Muñoz y la dureza de su exposición: 'Mujeres del Congo. El camino a la esperanza'

Isabel Muñoz y la dureza de su exposición: 'Mujeres del Congo. El camino a la esperanza'

Publicidad

Ayer aproveché el día festivo para dar una vuelta con la familia por el centro de Madrid. Uno de los planes era ver la última exposición de Isabel Muñoz Mujeres del Congo. El camino a la esperanza. He salido impresionado, indignado con el mundo. Y con la sensación de que gracias a la fotografía se crea conciencia social.

Mujeres en el Congo. El camino a la esperanza es dura. Muy dura. Cuesta creer que esos ojos que te miran desde las fotografías de Isabel Muñoz hayan sufrido tales atrocidades. Mujeres y niñas. Algunas, con cuatro años, ya saben lo que es el terror. Y tendrán que convivir con ello toda su vida. Y es algo que está pasando ahora mismo. Solo por ser mujer tu vida no vale nada en el este de la República del Congo.

Isabel Munoz Iii Vista de la exposición

El proyecto de Isabel Muñoz tiene su origen en la colaboración entre la fotógrafa y las periodistas congoleñas Caddy Adzuba, Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, y más tarde Solange Lusiku Nsimire, quienes le acercaron a la terrible situación de las mujeres del este del Congo pero también a los proyectos que se han puesto en marcha para ayudarlas a reconstruir su vida cuando han sufrido las consecuencias de la violencia más inhumana.

Junto con el proyecto de Isabel Muñoz podemos ver en la planta superior del museo la serie Las mujeres que rompieron el silencio, de Concha Casajús, profesora de Historia del Arte en la Universidad Complutense de Madrid.

La fotografía como reflejo del dolor

En la entrada un cartel te advierte que los textos y los vídeos que acompañan a la exposición no son en absoluto aptos para menores de 16 años. Son los testimonios de esas mujeres y niñas que nos miran a través de los ojos de Isabel. No entiendo cómo pueden guardar toda esa rabia e impotencia. Me cuesta entender que no salten de la fotografía para gritarte, para que dejes de estar ciego. Para que te des cuenta de la suerte que tienes.Nadie debería sufrir semejantes cosas. Ni tu peor enemigo.

Sin el trabajo de Isabel puedes leer, informarte de lo acaecido en el mundo mientras tomas un café o viajas en el metro. Pero en la exposición estás obligado a mirar de frente. No puedes escapar. Ellas están ahí para contarte lo que han pasado. Y si eres humano, te va a doler cada grito, cada palabra. No te quedará más remedio que bajar la cabeza y llorar. Mucho. Por Natasha, Alliance, Benite, Chance, Elysée, Mwanini, Tulia, Mayuma...

Muchos fotógrafos podrían contar esta historia. Pero Isabel Muñoz tiene el poder de llegar más lejos que cualquiera de nosotros. Con su cámara escribe sin adjetivos superfluos, sin frases pomposas, sin efectos especiales. En blanco y negro, fondo negro y el poder de alguien que controla la luz con la punta de los dedos. No pide lloros, ni gestos rotos a las mujeres. Solo que miren a la cámara, como hacía Richard Avedon. Para disparar justo en el momento preciso en el que todo pasa. Ese que nosotros miramos y bajamos la vista.

Isabel Munoz Ii Imagen de la exposición

La buena fotografía tiene ese poder. No es cuestión de contar todo con pelos y señales. El espectador tiene que pensar. No hace falta mostrar una herida si puedes contarlo como lo hace Isabel. No es el único camino, desde luego. Ahora mismo recuerdo el trabajo de James Natchwey, mucho más crudo. Isabel quizás esté más cerca del humanismo de Sebastiao Salgado, pero sin caer en el polémico preciosismo del brasileño, en su barroquismo.

El poder de la fotografía

La imagen puede acabar con las injusticias. Por eso los políticos tienen tanto miedo a las cámaras. Saben que pueden hacerles caer. En las guerras los fotógrafos están controlados. En Vietnam dejaron que se viera a una niña arder por el napalm y todo se aceleró. En las guerras del Golfo aprendieron la lección y solo permitieron las imágenes nocturnas de la CNN, cuando creíamos que las bombas no eran sino fuegos artificiales.

Me encantaría llevar a esta exposición a muchos empresarios y políticos que firman sin pensar con plumas de oro, a los que afirman desde Europa que las mujeres son inferiores, a los que piensan que el planeta tiene las fronteras que marcan los mapas. Me gustaría tanto ver su reacción...

Isabel Munoz Entrada a la exposición

La exposición Mujeres del Congo. El camino a la esperanza es una visita obligada. Te guste o no la fotografía. Es un proyecto de Casa África, la Embajada de España en la República Democrática del Congo y el Museo Nacional de Antropología. Podemos verla hasta el 18 de junio de 2017 en el museo nacional de Antropología en la calle Alfonso XII, justo enfrente de la estación de Atocha.

En Xataka Foto| Isabel Muñoz ha sido galardonada con el Premio Nacional de Fotografía 2016

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio