Publicidad

Noticias de Olympus OM-D E-M1 en Xataka Foto

Hoy os presentamos el análisis de la Olympus OM-D E-M1, un modelo micro cuatro tercios con el que Olympus pretende enfrentarse a las cámaras tipo réflex. Un modelo que sigue sigue la tradición olympista en cuanto a cuerpos pequeños y ligeros y que presenta tanto sorpresas en su interior como en el diseño exterior. La Olympus OM-D E-M1, aunque es la nueva estrella de la familia, no pretende reemplazar - pero lo hace - a la Olympus OMD EM-5, que sigue manteniendo su estatus, siendo aún una gran opción. Pero es indudable que la mejora del autofocus y las numerosas posibilidades que la nueva E-M1 ofrece, le arrebatan el lugar de honor. Comencemos por repasar, antes de nada, las características principales de este modelo, Olympus OM-D E-M1: * Cuerpo de aleación de magnesio. * Montura del objetivo tipo Micro Cuatro Tercios. * Sensor de imagen Live MOS de 16.3 megapíxeles. * Estabilizador de imagen. * AF de alta velocidad (detección por contraste y por diferencia de fase). * ISO LOW, equivalente a 100, hasta 25600 (ajustable, por defecto ISO LOW - 1600). * Ráfaga de disparo de hasta 10 fps. * Grabación de vídeo hasta Full HD 1920 x 1080 (16:9) 30p, 24Mbps (MOV). Olympus OM-D E-M1 con Objetivo Zuiko 12-50mm Aunque nosotros hemos probado la versión con un objetivo Zuiko 12-50mm, resulta más interesante casi cualquier otra opción de objetivo (luego os diré porqué). Recordemos que ahora mismo, Olympus dispone de 16 objetivos propios y otros 26 de terceras marcas para este sistema micro cuatro tercios. Olympus OM-D E-M1: Diseño y ergonomía En cuanto a diseño, seguramente todos los amantes de los modelos clásicos estarán bastante contentos con el resultado que nos ofrece este modelo. Pero en cuanto a ergonomía es otra cosa. Uno de los inconvenientes, a mí parecer, de esta moda actual de diseños retro frente a la exigencia del usuario actual es encontrar el equilibrio de ese diseño con más aristas frente a la ergonomía. Aunque la E-M1 parece más grande que la E-M5, con más salientes y más botones, se queda pequeña frente una réflex actual (sin ir más lejos la tuve al lado de una Nikon D3200 de un amigo y mi Olympus parecía muy pequeña y con el 12-50mm, más). Hablaba de los botones. Creo que es uno de los puntos fuertes que se ha convertido en la debilidad de este modelo. Olympus OM-D E-M1 - Vista trasera con pantalla abatible De acuerdo, hay un botón para cada cosa que imaginéis, pero es que eso supone muchos botones. Haciendo un manejo, que en ocasiones resulta algo complicado, muy diferente de lo que podamos estar acostumbrados. Por ejemplo, es muy fácil mover la pequeña palanca que está alrededor del botón de bloqueo de enfoque, lo que hace que el manejo de los diales delantero y trasero sea diferente, lo cual en ocasiones resulta molesto. Olympus OM-D E-M1 - Vista posterior El cuerpo de aleación de magnesio se encuentra sellado ante polvo salpicaduras y es resistente al frío hasta una temperatura de -10ºC. La zona del grip, más pronunciada, permite un gran agarre haciendo muy fácil el manejo de la cámara en este punto. Olympus OM-D E-M1 - Vista Inferior El visor resulta muy cómodo la verdad - ofrece una cobertura del 100% algo que se agradece mucho a la hora de componer - y, además, se ve francamente bien. No existe ni retardo ni parpadeo alguno molesto, algo que denota los grandes avances que se van produciendo en este aspecto. Olympus OM-D E-M1 - Visor Rendimiento y Calidad de imagen En este caso, antes de decir más, que el resultado es bastante aceptable teniendo en cuenta el 12-50mm del kit hubieramos hecho la prueba con el Zuiko Digital 12-60 mm f/2,8-4 SWD, por ejemplo, el resultado, es de esperar que hubiera sido sobresaliente. No hay más que ver un objetivo y otro así como observar la diferencia de precio. En mi opinión, aunque no se comporta mal, creo que Olympus podría, por el precio de este kit, haber incorporado un objetivo bastante mejor. Partiendo de ese hecho, vemos, por ejemplo, que el jpeg directo de cámara, no está tan mal, incluso trabajando a ISO 1600, valor que utilizado casi siempre en el tiempo que he tenido dado que el sensor se comporta muy bien y con poco ruido. Cierto es que a ISO 100, ganamos algo más de nitidez y detalle como cabe esperar, pero tratándose de un sensor micro cuatro tercios el comportamiento ha sido muy bueno a ese valor. Algo que muchos agradecerán muchos usuarios. Un detalle muy cuidado en línea, con el estilo retro de la cámara, es el efecto en blanco y negro que posee. Los resultados como podéis ver a continuación no dejan de resultar muy interesantes. En cuanto a la reproducción de colores, he decir que también sorprende gratamente esta cámara, ofreciendo unos colores ligeramente saturados por debajo de lo normal pero sin perder excesiva viveza, nada que no pueda ajustarse con un par de ajustes básico, pero bastante fieles a la realidad. El enfoque ha resultado ser muy rápido y bastante preciso, incluso en situaciones de baja luz, algo a lo que he sometido en bastantes ocasiones a esta cámara, ya que la he probado más tiempo de noche, casualmente. Sin embargo como adelantaba al principio, el excesivo número de botones hace que al principio andes un poco perdido y el manejo resulte algo lento. Una vez superado el contacto inicial, manejaremos como siempre los botones habituales aunque para ciertos momentos algunos de los botones complican más que ayudan. Olympus OM-D E-M1 - Dial izquierdo Con el zoom, al máximo, a 50mm y f6/3, vemos en el ejemplo que prácticamente no encontramos mucha diferencia al variar el ISO, con lo que hemos compensado variando la velocidad de obturación por supuesto. La toma de la izquierda está a ISO 100 y la de la derecha a ISO 1600. En ambos casos utilicé un flash para iluminar el muñeco. Sin embargo, a ISO 1600 nos damos cuenta de un detalle que es que la imagen pierde algo de detalle en el color y además los tonos son más fríos (repetí la prueba en tres ocasiones más con idéntico resultado). En ambos casos el balance de blancos estaba en modo flash. Un detalle que habrá que tener en cuenta, por lo demás si el punto de enfoque no lo hubiese variado las imágenes resultarían prácticamente idénticas a la vista. Algo que se queda un poco corto es la duración de la batería, pues en apenas una semana, tuve que cargar dos veces, una al principio y otra al final, aunque también las bajas temperaturas de los últimos días han podido influir así como el uso intensivo del Live View y la pantalla a la hora de revisar las fotos. Una pantalla, por cierto, que se ve bastante bien aunque en situaciones de baja luz y con contaminación lumínica a nuestro alrededor tiene a amarillear algo más de lo que debiera. Olympus OM-D E-M1 - Vista Frontal 3/4 En resumen Me ha sorprendido gratamente el manejo de la ISO, algo que por las Olympus que conozco, es una grata sorpresa y un acierto de la marca, así esta Olympus OM-D E-M1 se sitúa a la cabeza de Olympus, sin duda alguna. Su diseño la hace muy atractiva para los más nostálgicos aunque su precio, 1699 euros, el de este kit y más de 2000 euros para el kit con el 12-40mm, echará para atrás a más de uno. Se trata, en resumen, de una cámara muy compacta, ligera y fácil de llevar gracias a su empñadura. Sí, tiene algunos problemas de ergonomía, pero nada insalvable en futuras versiones. Si tuviera que ponerle una nota, la dejaría en un notable, puesto que pienso que todavía Olympus puede exprimir más a este diseño, a estas prestaciones y, por supuesto, al precio. En Xataka Foto | Olympus OM-D EM-1, la nueva Micro Cuatro Tercios con prestaciones profesionales

Inicio