Los errores más habituales que cometen los fotógrafos principiantes (desde la elección del equipo hasta el postprocesado)

Los errores más habituales que cometen los fotógrafos principiantes (desde la elección del equipo hasta el postprocesado)

Publicidad

Últimamente os hemos hablado de los fallos más comunes de los fotógrafos novatos en el ámbito de la composición y al disparar en manual, pero nos ha parecido buena idea hacer una especie de recopilación de errores de todo tipo en un artículo más amplio, que abarque desde la elección del equipo hasta el proceso final de retoque de las fotografías.

Así, vamos a hacer un repaso global de posibles errores en los que, normalmente por desconocimiento y falta de práctica, se suele incurrir. Y ojo porque, aunque estemos hablando de principiantes, nadie está libre de cometerlos en un momento dado, ya sea por las prisas o por descuido. Por eso, os recomendamos echarle un ojo, que nunca viene mal repasar posibles fallos que quizá estemos pasando por alto.

Errores Habituales Fotografos Principiantes 02 Foto de David Bartus

Por supuesto hablamos de errores de todo tipo, desde los más conceptuarles a los más técnicos, todos ellos organizados en tres categorías como vais a ver a continuación (porque empezamos ya):

Errores respecto al equipo

Los primeros fallos que suelen cometer tienen que ver con la adquisición de un equipo inadecuado para nosotros. Ya sea porque queremos una cámara que sobrepasa nuestras capacidades o porque no se ajusta a lo que realmente necesitamos y vamos a realizar con ella.

Pensar que a mejor cámara mejores fotos

Errores Habituales Fotografos Principiantes 03 Foto de Jakob Owens

En este sentido, el error (bastante habitual) es totalmente conceptual, el de creernos eso tan extendido de que para hacer una foto de cierto nivel hace falta una cámara muy cara. Esto es algo de lo que últimamente hemos hablado en varias ocasiones y que, como ya imagináis, resulta una falacia. Es cierto que para determinados sectores (como la macrofotografía o la foto deportiva) se necesita un cierto equipo, pero en general la cámara no es más que un instrumento a través del cual desarrollar nuestra creatividad, que es lo más importante.

Invertir más en el cuerpo de la cámara que en ópticas

Todo está relacionado, bien es cierto, pero es verdad que los aficionados a la fotografía cada vez tenemos mayor obsesión por tener el último modelo de cámara que permite tal o cual cosa. Esto hace que muchas veces olvidemos que lo ideal para ampliar el equipo es centrarse en adquirir buenas ópticas.

Y no sólo porque la calidad de estas es primordial para conseguir buenas fotografías, sino también porque son la mejor inversión. Y es que, si eres novato debes saber que tu flamante cámara en unos meses valdrá mucho menos de lo que te costó. Sin embargo, si te haces con un buen objetivo luminoso muy probablemente podrás venderlo de segunda mano por el mismo (o casi) precio que pagaste.

No elegir bien los accesorios

Cuando compramos una cámara también tenemos que hacernos con una serie de accesorios que, aunque tengan un papel secundario, deberían ser elegidos con tino. Por ejemplo un buen trípode, estable y ligero a ser posible y de buena marca, para que sea duradero y no tengamos que tirarlo a la basura enseguida.

Otros accesorios claves son las tarjetas de memoria y las baterías de repuesto, elementos fundamentales que no pueden faltar en nuestra mochila y, de nuevo, deben elegirse con cuidado: Las tarjetas para que, además de calidad, tengan la rapidez suficiente para nuestra cámara; Las baterías para evitarnos problemas de sobrecalentamiento y demás.

Por último, podemos hablar de los filtros, otro accesorio muy útil en ciertas situaciones y cuya calidad muchas veces es subestimada. Piensa que si a un objetivo con buenas cualidades ópticas le pones delante unas “gafas” de baja calidad, el resultado será malo por necesidad.

Errores básicos al hacer las fotos

Pasamos ya al momento más crucial, el de la toma de las imágenes que, como ya podéis imaginar, es cuando se suelen producir los mayores errores (que vamos a tratar de resumir):

No sujetar bien la cámara

Errores Habituales Fotografos Principiantes 06 Foto de arvndvisual

El primer error que suelen cometer muchos novatos está en la sujeción de la cámara, Tal y como contábamos en este artículo, la mejor forma es sujetarla con ambas manos, usando la mano izquierda para el objetivo (al tiempo que puede accionar el zoom, el enfoque o el diafragma) y la derecha para la empuñadura, con el dedo índice preparado para accionar el botón de disparo suavemente.

Usar sólo el formato JPEG

Otro clásico en el ámbito de la fotografía, la conveniencia o no de utilizar el formato crudo a la hora de tomar las imágenes. En este artículo hablamos ampliamente sobre ello, pero básicamente se resume en que eligiendo el formato RAW tendremos en nuestras manos un archivo que se puede retocar con gran flexibilidad. Cosa que difícilmente ocurre si solo utilizamos el JPEG, cuya mayor ventaja está básicamente en un tamaño menor del archivo.

Disparar en ráfaga todo el tiempo

Errores Habituales Fotografos Principiantes 07 Foto de Aaron Mello

Si eres novato (o no) y resulta que te has comprado una cámara capaz de disparar muchas fotos por segundo, es fácil que te veas tentado a usarlo constantemente y hacer de tu cámara una especie de metralleta (inofensiva, claro). Y sí, aunque es cierto que disparando en ráfaga es más fácil captar “ese momento único”, muy probablemente no necesites tanta velocidad y que las horas que te tengas que pasar eligiendo imágenes a posteriori no te merezcan la pena.

Disparar siempre en automático

Otro error muy típico del novato es dejar que la cámara sea la que decida los ajustes de la toma, desde la exposición hasta el balance de blancos. Si tus conocimientos son mínimos pero tienes una “cámara buena” seguro que así obtienes buenos resultados en la mayoría de ocasiones, pero cuando la cosa se complica (por ejemplo por la noche o en sitios muy oscuros) tendrás que ponerte tú a los mandos.

Errores Habituales Fotografos Principiantes 08 Foto de James Bold

Y no sólo en estos casos, en general deberías aprender y ser capaz de manejar tú la cámara y no que ella haga su antojo. Así, lo recomendable es empezar a disparar en manual (porque es la mejor manera de aprender). Es cierto que hacerlo es complicado, que lleva su tiempo dominarlo y que también se cometen errores (como ya contamos en este otro artículo) pero estudiar es imprescindible si quieres poder llamarte a ti mismo “fotógrafo”.

No saber cómo funciona la cámara

En este sentido, hay que aprender desde el ABC de la fotografía (que sería el triángulo formado por velocidad de obturación, apertura de diafragma y sensibilidad ISO) hasta el funcionamiento concreto del modelo que utilices, sus controles y demás. Para ello te recomendamos que te pongas a estudiar fotografía ya, empezando por nuestro curso de fotografía gratuito, y luego que te empapes bien del manual de tu cámara.

No fijarse en la luz

Errores Habituales Fotografos Principiantes 09 Foto de Suganth

Otro error bastante común en los principiantes es no apreciar bien cosas como la dirección o intensidad de la luz de una escena. Como deberías saber, la luz es un elemento fundamental en fotografía (no en vano “fotografiar” es “escribir con luz”) y por ello hay que aprender sus fundamentos, saber lo que es el balance de blancos y aprender cómo podemos medir la luz con nuestras cámaras.

Esto en la teoría; En la práctica hay que acostumbrarse a interpretar la luz de una escena para saber cómo captarla de una manera adecuada, algo que no suele ser fácil para los novatos. Un claro ejemplo son los contraluces, una situación concreta que puede engañar a los fotógrafos menos duchos que no saben manejar una situación de fuerte contraste que la cámara difícilmente va a interpretar bien por si sola.

No saber cómo enfoca la cámara

Dentro de los errores producidos por no conocer bien tu equipo hay otro fundamental relacionado con el enfoque automático que puede tener una incidencia directa, y muy nefasta, en las fotos. Con la popularización de las cámaras AF cada vez se usa menos el enfoque manual, al menos en el caso de los principiantes. Se trata de una característica que resulta cómoda pero, como decíamos en el caso de dejar que la cámara haga el trabajo por sí sola, de vez en cuando los resultados no están a la altura.

Errores Habituales Fotografos Principiantes 10 Foto de Elena Taranenko

Fotos desenfocadas por completo o en las que el foco se ha centrado en un elemento que no era el primordial son comunes por dejar que el AF actúe por sí solo, sin saber bien cómo funciona ni hasta donde puede llegar cuando hay muchos sujetos en pantalla o estamos siguiendo a un sujeto en movimiento.

Errores al componer la fotografía

Hablando de los fallos que podemos cometer a la hora de hacer las fotos no podía faltar un apartado sobre la composición. Sin embargo, de esto ya hablamos ampliamente en el artículo antes citado, por lo que os remitimos a él. Eso sí, no nos resistimos a mencionar los errores fundamentales de este tipo: Situar al sujeto principal demasiado centrado, tener un doble elemento protagonista, no tener un tema principal, incluir un horizonte mal nivelado o líneas tangentes que “cortan” elementos de la foto, elegir un fondo inadecuado para la foto, decantarnos por un punto de vista erróneo y ceñirnos en exceso a las reglas de composición.

Errores Habituales Fotografos Principiantes 11 Foto de Miss Zhang

No tener paciencia

La paciencia, esa virtud tan útil en muchos casos, también es importante en fotografía. En el tema del que estamos hablando, la toma de fotos, ser paciente puede ayudar a obtener mejores fotografías por varias razones. Una de ellas, muy clásica, es porque nos viene bien para esperar a que las condiciones (por ejemplo de luz) sean las más adecuadas; Otra es que sirve para pararse a pensar si la composición que estamos realizando o los ajustes elegidos son la mejor opción. Las prisas, como se suele decir, nunca son buenas.

Y aunque lo hemos incluido en este apartado, la paciencia también debería ser considerada en otros ámbitos. Sobre todo por lo que se refiere a la virtud a la que debemos recurrir para aprender fotografía, mejorar nuestras capacidades de edición o ser capaces de desarrollar nuestra creatividad, cosas todas ellas que requieren de tiempo.

Errores Habituales Fotografos Principiantes 12 Foto de Angello Lopez

Así, aquí podríamos hablar también de errores conceptuales como creer que la fotografía es fácil o desanimarnos enseguida porque no conseguimos buenos resultados a pesar de habernos “gastado una pasta” en una cámara que no somos capaces de entender.

Errores tras hacer la foto

Terminamos con el tercer epígrafe donde pasamos ya a hablar de los posibles fallos que se cometen con mayor frecuencia tras haber hecho la foto, lo que se alarga hasta en el posterior proceso de organización, clasificación y retoque de las fotografías.

Borrar las fotos demasiado pronto

Errores Habituales Fotografos Principiantes 13 Foto de Artem Mizyuk

Un error que puede parecer poco grave (y del que no estamos exentos todo tipo de fotógrafos) es el darse mucha prisa en borrar las fotos que hemos tomado y que nos parecen, en principio, desechables. Evidentemente hay tomas que rápidamente se pueden enviar a la papelera (no sería mala idea incluir este elemento de los ordenadores en las cámaras ¿no?), pero salvo casos inexcusables de necesidad de espacio os recomendamos darlas una nueva oportunidad.

Muchas veces una foto que a simple vista parece fallida puede no serlo tanto mirada a posteriori, con más calma. Incluso algunas tomas que, sin parecernos malas, tampoco nos gustaron en principio, pueden pasar a ser mejores vistas con la perspectiva del tiempo.

Pensar que Photoshop “hace milagros”

Un error muy habitual, este sí muy especialmente en fotógrafos novatos y personas que no tienen idea de tecnología y/o retoque de imágenes, es el de creerse que con Photoshop se arregla todo. Y ciertamente este programa de edición (y otros) permite hacer cosas que incluso pueden parecer increíbles, pero desde luego deberíamos partir de la base de que los milagros no existen en fotografía.

Pasarse con el retoque

Otro fallo muy típico en los que se inician es entusiasmarse con las posibilidades de la edición digital y retocar las fotografías demasiado. Y aunque es cierto que cualquier fotografía puede necesitar unos mínimos retoques (recorte, ajuste de niveles, etc), pasarse con ello no suele ser recomendable.

Un buen ejemplo es el HDR (de High Dynamic Range), una técnica muy interesante pero indicada en principio sólo para retratar correctamente situaciones de alto rango dinámico (de ahí el nombre) y que ha dado lugar a muchísimas fotografías exageradamente retocadas y nada realistas.

No hacer copias de seguridad de las fotos

Por último, un error también bastante típico de quien se está iniciando en fotografía es el de pensar que sus fotos están a salvo en sus discos duros y/o tarjetas. Y lo cierto es que nadie está libre de que se le estropee el disco duro y pierda su contenido, incluyendo toda su colección de fotos. Por eso, es más que recomendable acostumbrarse a realizar copias de seguridad periódicamente de nuestros datos, para evitar desagradables pérdidas.

Errores Habituales Fotografos Principiantes 15 Foto de Andre Furtado

Y con esto hemos acabado pero, como siempre, os invitamos a participar del artículo con vuestras sugerencias y propuestas porque estamos seguros de que podréis aportar muchas cosas que se nos han pasado. ¿Se os ocurren más errores que se suelan cometer en fotografía y que no estén en este listado?

En Xataka Foto | Como vivir con un fotógrafo/a... y que no acabe en divorcio

Foto de portada | Montaje realizado con la fotografía de Kawin Harasai añadiendo un icono de Wikimedia Commons

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio